sábado, 1 de marzo de 2008

La pintura y el ajedrez.



"Usted habrá visto que a menudo pienso durante 15 o 20 minutos antes de efectuar la primera jugada. Quizá el público se pregunte cómo es posible, cuál es la razón... Y la única razón es que así es como yo juego... como un pintor trabajando en su cuadro. Así trabajo y así creo"-David Brostein-

“Nunca olvidaré la alegría experimentada por las maniobras de mi torre... Creo que un pintor tiene el mismo sentimiento cuando ve claramente que su idea se ha realizado en el lienzo”.  -Tigran Petrosian- Durante el encuentro de Taimanov contra Petrosian- , 22º Campeonato de URSS, Moscú, 1955)


¿Por que Marcel Duchamp cambio pinceles por el ajedrez?

Un crítico de arte opinó, en el “Time” de Londres, que el pintor había encontrado en el ajedrez una forma inmaterial de expresión artística, o dicho de otra manera, un medio para manifestar el pensamiento en toda su pureza. El celebrado plástico Man Ray, compañero de Duchamp en su época surrealista, afirmó, por su parte, que “el ajedrez es un juego en que se desarrolla una inmensa actividad que no deja huella alguna”. Esta es la clave de la cuestión: Duchamp buscaba una técnica que le permitiera plasmar sus ideas sin el lastre de una manifestación material. El óleo y el lienzo lo traicionaban, eran demasiado concretos, casi groseros. Una combinación de jugadas, en cambio, conserva su dimensión abstracta, es pensamiento en estado puro, y renace con la misma pureza cada vez que la reproducimos.


Idea y recopilación.

Dr. Gabriel Capò Vidal.